¿Conoces algunas de las leyendas y mitos de nuestras comunidades indígenas? (II entrega)

Durante este mes te ofrecemos una pequeña porción de estas leyendas, que puedes trabajar en el aula como parte de conocer sobre nuestras comunidades y como parte de nuestro patrimonio, que se va perdiendo con el tiempo y la modernización. Adicionalmente, te sugerimos actividades artísticas para realizar con los niños y que tengan un significado especial para cada uno.

Para la segunda semana de leyendas kichwas, te traemos a seres magníficos y que sentimos todos los días…

EL SOL Y EL VIENTO

Un día se encontraron el Sol y el Viento. Los dos comenzaron a hacer gala de sus poderes.

El primero dijo:

— Yo soy superior porque hago madurar los frutos. Caliento a los niños y a todos los hombres.

El Viento replicó:

— Yo valgo más, puesto que soy el responsable del movimiento de grandes molinos e incluso de inmensas lagunas.

En el curso del diálogo, el Sol le propuso al Viento: — ¡Hagamos una prueba, para ver quién vale más! — Está bien, replicó el Viento. Así son las cosas, dijo el Sol:

— Un hombre puesto un gran poncho camina por ese sendero. Escojámoslo para la prueba. ¡Veamos cuál de los dos es más bueno, quitándole el poncho de encima!

Al Viento le pareció muy bien e incluso él mismo pidió que se le permitiera intentarlo en primer lugar.

El Viento, levantando un terrible huracán, trató de arrebatar el poncho al caminante. Sin embargo, este se agarró fuertemente al poncho; el Viento no pudo sacárselo.

— No puedo hacerlo —dijo el Viento— ¡Hazlo tú!

El Sol, por su parte, se sonrió y comenzó a lanzar sus rayos ardientes sobre el caminante. El hombre, medio muerto de calor, tuvo que sacarse el poncho.

De este modo el Sol ganó al Viento.

Texto: Ruth Mora y Fausto Jara. Taruka la venada, literatura oral Kichwa. Ministerio de Educación del Ecuador, febrero 2009.

Una actividad artística que se puede realizar con esta leyenda son sellos, partiendo  de la pregunta: ¿Cómo sería tú Sol y tú Viento? ¿Cómo sería su personalidad? Los sellos se pueden realizar con bandejas de espumaflex, con cartón o con papas. Solo necesitas pinturas para que lo realicen.

Para la siguiente semana, los animales serán los personajes principales, ¡no dejes de leerla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − eleven =