¡Los valores, una enseñanza para la vida diaria!

Los valores son un factor que no puede separase del aula de clases, así como del ambiente de casa.

Existen actividades simples y que no necesitas mucho tiempo para enseñar a los niños valores importantes.

La siguiente actividad trabaja con la honestidad; un valor muy frágil de tratar con los niños, ya que no podemos evitar que estén expuestos a varias situaciones que ven a los padres u otras personas ser deshonestas en varias maneras.

El nombre del juego es ‘La torre de harina’, los materiales necesarios son: una toalla o papel periódico, un vaso, harina, una moneda, y un plato. Lo mejor es realizarlo en un grupo de 3 ó 4 niños, y de 5 años en adelante.

Todos sentados en una mesa, poner la moneda dentro del vaso vacío. Entre todos ir llenando el vaso con harina, aplastar bien y seguir llenando. Cuando esté lleno se le coloca el plato encima y se da la vuelta el vaso para que quede boca abajo, sobre la toalla o papel. Al sacar el vaso, debería quedar una torre de harina con la moneda encima.

Con un cuchillo o cuchara, dependiendo de la edad, se va sacando pedazos delgados de la torre por turnos, dejando a la torre cada vez más delgada; pierde el jugador que se le cae la torre de harina con la moneda.

La primera vez que se realiza el juego es mejor no hablar sobre el valor, sino solo observar cómo funciona la actividad. En la segunda vez, es importante empezar a explicarles a los niños paso por paso.

La harina es como nosotros, de todo lo que estamos formados, y se va llenando cada vez más, mientras se va llenando el vaso de nuevo; la moneda es la parte más buena de nosotros, nuestra mejor cualidad, todo lo bueno que tenemos cada uno.

Cuando están listos para empezar a jugar, se les explica que cada pedazo que le sacamos a la torre es como cuando mentimos, o robamos, o copiamos, etc.; y cada vez que hacemos estos malos actos, nos va comiendo las cosas buenas que tenemos, hasta que nos volvemos tan débiles que lo bueno que tenemos se cae y necesitamos ayuda para volver a formarnos.

Dependiendo de la edad de los niños, podemos hacer que cada vez que vayan a cortar un pedazo de la torre digan ejemplos de cosas malas que nos hacen débiles, por ejemplo, ´mentir´, o situaciones que nos han debilitado, como, ´llevarme un juguete que no es mio´.

Con este juego sencillo y divertido puedes enseñarles sobre la importancia de ser honestos, pero no te olvides que la forma más efectiva es el ejemplo!

Referencia: Jaime Miller. 10 – minute life lessons for kids. HarperPerennial, 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *